B de Bata.

Ayer a la tarde fue el día. Se podía caminar por Madrid sin derretirse y allá que fui, a comprar la bata.

Fui pisando fuerte y escuchando música que ayudaba a que esos pasos fuesen, si cabía, aun más firmes. Dí unas vueltas antes de encontrar el sitio y una vez que entré, creo que dudé al decirlo.

– “Buenas tardes. Estaba buscando una bata para laboratorio. Blanca.” (No sé para qué la aclaración…)

Me la probé rapidito – en el interior del local todavía se percibía la ola de calor que hemos pasado – para corroborar que el talle sea el correcto. “Sí, esta está bien”, un intercambio corto con la vendedora que me atendió tan dulcemente y a la calle otra vez.

Deshice el camino con la misma música y los mismos pasos, pero con la bolsa de las batas en un brazo.

Otra vez feliz y sintiéndome privilegiada por lo que me toca vivir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s